lunes, 9 de septiembre de 2013

Levandowsky


La doctora Levandowsky me da mucho miedo. Es algo instintivo. Es como si de pronto sintiera en mi espalda el aliento de Drácula, o como si el mundo se resquebraja debajo del hospital... Lo cierto es que, cuando me llaman a su consulta, se me eriza la piel y trato de escabullirme metiéndome en un lavabo, o en el cuarto de la lencería. Pero siempre me encuentran y me llevan a su despacho para que evalúe mi estado de salud. Yo trato de complacerla en todo: sonrío al entrar, me siento derecho en la silla, asiento a sus comentarios, contesto rápido a sus preguntas... Pero ella me mira con ojos de pedernal y me ve el cerebro y lo que yo pienso y, lo que es peor, ve mi miedo.  

- ¿Por qué tienes miedo?

No quiero contestar a eso. Podría decirle que, por su culpa, anoche se suicidó una de mis más queridas personalidades, la más bohemia, la cosmopolita y casi nihilista personalidad que me acompañaba desde los quince años, cuando empecé a comprender que se podían tener muchas personalidades distintas sin ser infiel a ninguna de ellas. Podría decirle eso, pero ella entenderá que ese suicidio no es real, sino una invención de mi mente enajenada, y responderá despiadada, como siempre, aumentando las dosis de neurolépticos. Intento una salida.

- Anoche soñé que me suicidaba

- ¿Cómo? 

- Me tiré por una ventana del séptimo piso

- Esas ventanas tienen rejas ¿cómo las traspasaste? 

- Suicidé sólo mi alma, la saqué entre los barrotes y la dejé caer sin más... Hizo un pequelo plok al llegar al suelo, tan pequeño que nadie lo oyó

- Mientes... ¿Quién se suicidó anoche?

Es implacable Levandowsky. Un día la vi impertérrita ante una madre que lloraba desconsolada por su hijo enfermo; la madre se rompía de dolor y ella, Levandowski, ni siquiera parpadeaba, era una estatua helada, puro granito... Quise desviar por ahí.

- No se conmovió ante la madre de Pablo

- No debo perder la distancia terapéutica... ¿Qué pasó anoche?

Anoche se suicidó una de mis personalidades, le podría decir, aquella que lanzaba sobre la vida una mirada cínica y descuidada, la que tildaba de absurdos e intranscedentes los grandes afanes y pensamientos... Se suicidó, doctora, sin hacer un solo gesto de reproche, sin aspavientos, sin decorados apabullantes... Se despidió de mí echándome a la cara el humo de su último cigarrillo y se tiró por la ventana al patio. Plok. 
Pero no le digo nada. Me da mucho miedo la mirada feroz de Levandowsky, y callo. Me manda de nuevo a la sala acompañado de un celador. Decido que esta noche suicidaré a otra de mis personalidades y así, una a una, acabaré con todas.
Sigo teniendo miedo.

8 comentarios:

  1. Es un relato diferente pero lleno de sobresaltos en su lectura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que fueran sobresaltos agradables, pese a todo :)
      Gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Santo cielo! De repente me han venido a la mente dos o tres personalidades que he perdido (espero que no se hayan suicidado) por el camino. ¿Será a eso a lo que llaman "hacerse mayor"?

    Buenísimo, hermana, tiene razón Rafael en lo de los sobresaltos.

    Abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus personalidades no se suicidan, hermana; seguro que andan por ahí de picos pardos y cualquier día vuelven al redil :)

      Muchas gracias!
      Besos!!

      Eliminar
  3. Un buen relato, quedo intrigada con el suicidio del alma.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa, me alegra que te haya gustado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me has recordado a Amélie Nothomb. Me encanta ese juego entre la realidad y la ficción, entre lo lógico y lo ilógico. Gracias por compartirlo con nosotros. Un saludo desde Estonia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco a esa autora que mencionas, pero voy ahora mismo al google. Gracias por tu opinión, Pepe.
      Besos desde Sevilla hasta esa lejana república.

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario.