miércoles, 30 de octubre de 2013

Tarjeta de visita


La tarjeta de visita del olvido,
amarga como siempre,
presenta sus respetos a mi piel atormentada. 
Con sonrisa de anuncio de dentífrico
le hago los honores
y ensayo nuevas formas de dolor
y de grito y de ausencia.

11 comentarios:

  1. Amarga tarjeta, en verdad... Espero que pronto se restañen las lágrimas de tu protagonista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son sólo heridas que van y vienen, ella las conjura así.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  2. Nada es eterno.
    Cálzate las botas y camina, embriágate de luz y aire.
    ...y cuídate.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo las botas, hasta he nadado estos días de mar de otoño en calma absoluta... Un privilegio impensable!

      Salud, Loam!!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Ya me gustaría, Pepe...
      Un abrazo desde el sureste.

      Eliminar
  4. Yo, que soy hijo único, te diré que, a veces, me alegro de que se olviden un rato de mí. Me agobia la gente tanto como la soledad absoluta. Y escribo para olvidar el olvido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comprendo bien. No, a mí no me agobia la soledad, vivo con ella, pero hay olvidos a los que les cuesta cicatrizar. Y, como tú, escribo a veces para olvidar ese olvido, a veces para consolarme y la mayoría de las veces para divertirme sin más (y sin menos)
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  5. :-( pero al final se largará cargándose de recuerdos.

    Siempre aparecen nuevas experiencias que nos cambiarán.

    Ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre se largan, hasta los olvidos :)
      Muchas gracias, Oski!

      Eliminar
  6. Para muestra un botón.
    Da gusto leerte.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.