viernes, 22 de marzo de 2013

El hamster




El hamster corre y corre sin parar por su rueda.
Las manitas apenas tocan las varillas de plástico,
mira hacia delante con ojos fijos, tenaces,
agudos como alfileres.
Parece no cansarse de esos giros
infinitos
siempre encerrado en su jaula.
Yo sé que está muy cansado.
Llamo hamster a mi propio corazón.

20 comentarios:

  1. Ternura exquisita en tus letras María. ¡Felicidades por hacer latir con ellas otros corazones...!
    Un abrazo y feliz día querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que digas eso es un regalo impagable, Rafael.
      Muchas gracias.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  2. Por un instante, tu hamster se ha colado en la jaula del mío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese ha sido un instante feliz para mí, Loam.
      Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Perdona que te contradiga, hermana, pero tu corazón es lo menos parecido a un hámster en su rueda, tu corazón siempre mira y va hacia adelante.

    Aunque a ti no te lo parezca.

    Que lo sepas.

    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fortuna, amiga mía, tú me recuerdas cosas como esa cuando yo lo olvido... con tanta frecuencia!

      Un besazo.

      Eliminar
  4. Encontrar razones no siempre es posible ya que, como tú describes de forma plástica, el corazón es una rueda que gira siempre en la misma dirección. Por eso las sinrazones son tan importantes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas razones del corazón de que se habla: "el corazón tiene razones que la razón no entiende", quizá esas son las razones más importantes, o las sinrazones.

      Un abrazo, José Antonio.

      Eliminar
  5. De verdad que ya dudo de que no seas un escritor o escritora consagrado. Creo que cualquier día compraré un libro de poesía de un gran autor o autora y me encontraré contigo.
    Un beso, o un saludo; no sé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido 81, ante la duda siempre ambas cosas y, si hay que elegir, me quedo con el beso: soy muy interesada.
      Siempre me encontrarás por estas esquinas del mundo.

      Un beso, y un saludo.

      Eliminar
  6. ¡Vaya, pues pobre corazón!
    Es una metáfora muy bien llevada, es capaz de unir lo prosaico de una existencia minúscula, pero no por ello menos importante, con algo sumamente complejo como el núcleo duro de toda emocionalidad.

    ¡Besos, preciosidad!

    ResponderEliminar
  7. Esas metáforas con las que aderezamos nuestras vidas :)

    Muchas gracias, querida amiga.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. si se detiene, muere. déjalo que corra…. lleva vida en sus patas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Clo, por fortuna corren.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  9. Mare, curiosa metáfora. Jamás se me hubiera ocurrido compara un corazón a un hamster, pero así de original eres tú. Y pensándolo bien… Si, tú corazón puede ser un hamster, tenaz, que mira de frente y hace girar el mundo.

    Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos somos originales porque somos únicos, Mari Carmen, cada persona es irrepetible.
      Me ha encantado leer en tu blog ahora esta frase final en tu relato: "Reuniré los hilos y los convertiré en un corazón de trapo al que quiero enseñar a latir." Curioso que anduviéramos a vueltas con el corazón...
      Un beso enorme.

      Eliminar
  10. ¿Sigue corriendo el hamster? Echo de menos sus letras.
    Beso siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigue en su carrera, 81, aunque a veces se pierde en inútiles vericuetos. Por fortuna, siempre encuentra las piedrecitas en el camino de vuelta :)

      Siempre.

      Eliminar
    2. A UN HAMSTER-CORAZÓN

      No me respondes después de lo leído
      cruel hamster. Corazón desconsolado,
      quizá te ocupa un llanto desolado,
      saber quiero de ti, que no has partido.

      Tal vez fuera un amor tan desabrido
      el que falló. Tal vez fuera el amado
      que al ver un corazón desabrigrado,
      no supo responder agradecido.

      Perdona, el ridículo. Con dos cuartetos es suficiente, me ahorro los tercetos por vergüenza. Te prometo que no se volverá a repetir. Pero sigue escribiendo.
      Beso.

      Eliminar
    3. Quieres saber de mí, y eso me anima,
      es una piedrecita en el camino
      de este hamster de absurda indisciplina

      Soy una sonetera que da grima,
      meto los dos tercetos por cariño:
      jamás supe rimar ni dos pamplinas.


      Con la mayor sonrisa del mundo leo tus dos cuartetos y me emociono. Así que te acompaño en el soneto: no sé hacerlos, como ves fácilmente, en cambio tus versos van hasta encabalgados ¡¡qué bueno!! Nunca, nunca es ridículo algo tan bonito.
      En unos días me despido del pueblo para empezar de nuevo otro tramo del Camino, ese que pasa por tu ciudad, según dijiste una vez :))
      Gracias, mil gracias por interesarte por esta desconocida que te aprecia tanto.
      Un beso!!

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario.