sábado, 1 de diciembre de 2012

Palabras de humo

¿Sabes?...
Podía escuchar incluso el zumbido del cosmos
en el intenso vacio que dejabas
después de cada cita
como si fuese arrojada de la vida a un limbo
-o como se llame ahora-
en el que tu ausencia era
lo unico palpable 
lo único sensible.

El resto del mundo parecía de plástico 
carente del más mínimo interés 
incapaz de emocionarme
o de hacer menos evidente el hueco de mi pecho.

Mi vida seguía entretanto

como si tal cosa.

8 comentarios:

  1. Hay como un susurro en tus versos, una mirada a un rostro que te mira, que te escucha. Entonces le vas contando todo eso en pocas palabras. Al final bajas nuevamente la cabeza y te encoges de hombros. Total: "...MI vida seguía entretanto/como si tal cosa..."
    Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has leído como un susurro... ¡¡Qué bonito es eso!!
      Como un susurro "me" iba recitando esas palabras.
      La vida sigue siempre, como si tal cosa...

      Un abrazo, Rafael.

      Eliminar
  2. ¡Qué fuerza tienen las palabras! ¿De dónde sacarán tanta energía?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las palabras tienen la energía que les da el sentimiento de quienes las escriben y de quienes las leen. Supongo que es uno de los milagros de la literatura.
      Un abrazo, José.

      Eliminar
  3. Quién no ha sentido ese vacío alguna vez, María. Difícil de llenar, excepto con la poesía que tú sabes escribir. Qué envidia de vacío.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un vacío conocido, sí, a veces un pesado compañero...
      Gracias por tus palabras, José Antonio, tan amables.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. me siento conpenatrada contigo cuando te leo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que sientas eso y te lo agradezco.

      Saludos.

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario.