miércoles, 19 de febrero de 2014

El incierto escenario de la lluvia


Es una historia que carece de interés histórico.
Fue sólo un chispazo de posibilidad.
Ella venía por la acera deprisa, porque llovía
él en dirección contraria, tranquilo pese a la lluvia
se cruzaron delante de mi asiento
en la parada del autobús.
Pudieron mirarse al pasar, pudieron rozarse
pudieron...
pero no hubo nada.
Ella paró un instante y mi corazón zumbó de esperanza
pero solo era para ponerse bien el gorro,
él paró también el segundo necesario de encender un cigarrillo
y luego siguió adelante silbando un estribillo fácil.
No se reconocieron, no se encontraron...
En un día de sol y sueños quizá sí hubiera pasado.
Pero las nubes taparon de nuevo una historia de amor
que pudo haber sido.
Que solo yo invento
(resueltamente opuesta a la monotonía).

30 comentarios:

  1. Como apuntas en tus letras "fue solo un chispazo de posibilidad".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y casi, casi, ni siquiera eso; más que nada hay mis ganas de inventar pamplinas :)
      Gracias por tus palabras siempre cómplices y confortantes, Rafael.
      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  2. La vida esta llena de momentos de los que pudo haber sido y no fue. ¿Bueno o malo? Nunca se sabe.

    ResponderEliminar
  3. Imposible saber a dónde podría conducir ese autobús perdido, o el tren que dio pereza coger... o, simplemente, la sonrisa que uno no vio a tu lado.
    Gracias por venir, Pepe.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Yo sin embargo, pese a lo que dices en tu poema, tiendo a creer que realmente no ocurrió nada porque tú no quisiste que ocurriera, porque en tu imaginación no había hueco para una historia de amor, sólo para un chispazo, que son estas palabras, esa chispa que nos lleva y nos trae a los otros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy interesante tu punto de vista, Santiago, esa línea teórica que lleva a pensar que, en efecto, creamos lo que queremos o lo que podemos... que yo podría haberlos hecho mirarse, tropezar y hasta ofrecerse un cigarrillo (aunque no esté de moda) en lugar de mandarlos ligeros en direcciones opuestas mientras sigo esperando el autobús. Tengo que revisar mis "imaginaciones" :)
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Hermana, tú siempre hermosa, certera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú siempre generosa y espléndida!!
      Mil besos.

      Eliminar
  6. En mi opinión, esta breve historia es casi un mero pretexto para albergar algo más valioso que el propio relato: tu anhelo de belleza, de la belleza que propicia el encuentro, la percepción y el reconocimiento del otro. Las nubes son metáfora de la ceguera a la que la premura de nuestro tiempo tristemente nos aboca. La poesía no está en el texto, está en ese afectuoso anhelo anti-indiferencia que lo colma, está en ti.

    Salud y hermosos encuentros!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Loam, lo que dices es importante para mí.
      Pensaba hace un momento que, ante este mundo que nos toca y lo que vemos a diario (tan incalificable) hay que hacer el esfuerzo de encontrar los chispazos de belleza y de bondad que alberga la humanidad, o algunos (muchos) seres humanos... pese a todo, creer que todo (en mejor) es posible.
      Salud!! y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Ese día no estaban receptivos o simplemente no era su día. A veces tendemos a imaginarnos las cosas como nos gustaría que fueran y la realidad, por desgracia, suele ser mucho más prosaica. Me ha encantado leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cotidiano se reviste habitualmente de prosa, quizá por eso tratamos de encontrar en los pequeños gestos de "diario" algo de poesía, aunque sea inventando escenas posibles para pasar el rato.
      Te agradezco mucho que me leas y que opines.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Tal vez la proxima vez ocurra...
    Yo también siempre opuesta a la monotonia!!!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre ocurre, Conchy, estoy convencida de ello (o quiero estarlo)
      Siempre, en cualquier parte, a cualquier hora, hay personas encontrando la posibilidad del amor y al amor mismo. Aunque sólo sea en un instante.

      Un fuerte abrazo y mil gracias!

      Eliminar
  9. Y que es la literatura, toda la literatura, sino eso: la posibilidad de lo que no fué. En mi cabeza tan real es Nueva York como Macondo, tan reales Napoleon como Ignatus J. Reilly. Conozco mejor a Salvor Harding que al alcalde de... Moscú, por decir algo. Y por eso respeto, incluso amo a la gente que me presenta universos que puedo hacer mios, que puedo vivir. Como a ti, hermanita.


    J.

    PS ¿Acabasteis con "El Extranjero"? Una nota: cuando Meursault está en la carcel encuentra un manuscrito en que se relata una historia. Ese es el germen de una obra de teatro, del propio Camus titulada "El malentendido". Espléndida y terrible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo amigo mío (mon semblable, mon frere) para mí es casi más real Mr. Meursolt que Putin, siguiendo tu hilo conductor, y mucho más real Raskolnikov que el alcalde mi ciudad (aunque su política local me afecte).

      Ayer tarde tuvimos la sesión dedicada a El Extranjero: te hubiera gustado, fue absolutamente coral ("femenina" en ese mejor sentido del término) y a mí me habría encantado tu participación. Tu nota sobre el manuscrito no va a quedar aquí, voy a mandarla ahora mismito a las compañeras para una próxima reunión.

      Te busco pronto, J.

      Eliminar
  10. Malditas nubes... (pese a lo que me gusta la lluvia)
    Ha sido, aquí al menos, gracias a ti.

    Un abrazo = )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta la lluvia, soy de una tierra sedienta :)
      Las nubes siempre terminan por pasar, además...
      Muchas gracias, Miguel.
      Un beso!

      Eliminar
  11. Me recuerdas un corto que vi hace la tira en el que una pareja se enamora en el metro. Ambos esperan en el anden, sin atreverse a decir nada, el espectador oye su monólogo interior. Cuando por fin llega el tren, no se ponen de acuerdo. Uno sube y el otro baja. Así es el amor. Por cierto, la protagonizaba Coque Malla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Qué bonita historia de desencuentro, no la he visto, pero me gusta mucho Coque Malla, aunque hace tiempo que no lo veo.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo!

      Eliminar
  12. Estupendo poema. El conde Vronski se cruza con Ana Karenina en la estación y pasan de largo sin verse. ¡Lo que puede desencadenar una mirada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos hubiéramos quedado sin esa magnífica novela... A cambio, la romántica Ana no habría terminado entre las vías del tren.
      Muchas gracias por tu mirada, 81.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Oh, pero cuántas historias quedan por allí sin contar, truncadas por la lluvia o las nevadas?
    Ojalá hubiese más contadores amantes de esas cosas estupendas que podrían ocurrir, pero falta a veces optimismo, creo.

    Saludos y un placer.

    ResponderEliminar
  14. Un placer para mí, Beatriz, y un honor que pases por este sitio.
    Gracias.
    Mis saludos!!

    ResponderEliminar
  15. La lluvia evoca historias no contadas que nos podrían alucinar. La tuya es muy buena.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por entrar y por dejar tu opinión, Nel. Me alegra que te guste esa historia rescatada de las gotas de lluvia y de una breve espera.

      Saludos!!

      Eliminar
  16. Es posible que -de haber sido esa historia de amor- tiempo después hubieras escrito, sin inventar en este caso, una auténtica historia de monotonía.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, dicen que los únicos amores eternos son, justamente, los imposibles. Una estupenda paradoja para la literatura.
      Gracias por dejar tu opinión.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  17. Complimenti, molto bello!
    Red Margutte
    www.margutte.com

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.