miércoles, 23 de octubre de 2013

Sin palabras



Llueve.

Miro por la ventana. 

Veo a dos chicos que se pelean por llegar antes al contenedor de cartones.

Leo que las lágrimas tienen la misma cantidad de sodio que la sangre...




6 comentarios:

  1. Triste, ¡muy triste...!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triste e indignante, sí.
      Un fuerte abrazo, Rafael.

      Eliminar
  2. Hay cosas que nos arrugan el corazón. Yo, que mañana salgo a trabajar una semana a México, no he podido dejar de acordarme de los niños de la calle. Es muy duro sentir el sufrimiento de los demás, pero es mucho más duro aún, cuando esas personas son niños. Abandonados, sucios, enfermos, luchando por sobrevivir, arriesgando su miserable vida por un peso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia, cada vez resulta menos raro encontrar estas escenas en todas partes, ya casi forman parte de nuestro paisaje cotidiano... Lo cual dice mucho de nuestra sociedad.
      Espero que tu estancia en México sea lo mejor posible.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hermana, es que se nota que no tienes ni que pensarlo.
    Te sale así.
    Vaser que poesía eres tú.
    Es tristemente hermoso.
    Besos, muchos.

    ResponderEliminar
  4. La escena se "relata" sola. Tristemente, apenas necesita palabras...

    Un fuerte abrazo, querida sister.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.